Cita


"No podem canviar les cartes que ens han repartit, però encara hem de jugar la partida."

Randy Paush



dilluns, 16 de novembre de 2015

Seguretat

Fa temps que tenia aquest conte guardat i volia fer una traducció, però crec que no cal, i pense que de vegades es perd alguna cosa, així que la vaig a deixar com està. Si teniu paciència i ganes de llegir-la, tracta de la seguretat i de com construïm la imatge que tenim de nosaltres mateixa, que sovint depèn del què pensen els altres. A veure si us agrada!



Sabia parábola acerca de la seguridad en sí mismo.

Un día un sabio maestro recibió la visita de un joven que se dirigió a él para pedirle consejo:
— Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?
El maestro sin mirarlo, le dijo:
— Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después... y haciendo una pausa agregó: — si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
— E... encantado, maestro— titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.
—Bien— asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y al dárselo al muchacho, agregó:
— Toma el caballo que está allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas. El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, quienes lo miraban con algún interés.
Pero les bastaba el escuchar el precio del anillo; cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y solo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. Alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.
¡Cuánto hubiera deseado el joven tener esa moneda de oro! Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Triste, subió a su caballo y volvió a donde el maestro se encontraba:
— Maestro -dijo- lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera obtener dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
— Qué importante lo que has dicho, joven amigo —contestó sonriente el maestro—. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo:
— Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
— ¡58 MONEDAS! — exclamó el joven.
— Sí, -replicó el joyero— yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... si la venta es urgente...
El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.
— Siéntate —dijo el maestro después de escucharlo— Tú eres como este anillo: Una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

7 comentaris:

Carme Rosanas ha dit...

Sí que m'agrada, tot i que ja la coneixia, l'anava recordant en llegir-la... Tots som un tresor... I el pitjor de tot és que a vegades l,expert no existeix per a valorar-nos i nosaltres ens creiem allò que diu qualsevol.

joan gasull ha dit...

molt bona reflexió, si senyor.

Helena Bonals ha dit...

Som un aneguet lleig fins que algú descobreix que som un cigne.

XeXu ha dit...

Ja es veia a venir. Com sempre podria posar la nota discordant, però és cert que tots tenim alguna cosa a oferir, i que sense oportunitats és molt probable que ningú l'acabi descobrint. Solem tenir un concepte baix de nosaltres mateixos, sobretot si comencem a comparar-nos, però un bon dia algú ens comença a lloar alguna cosa sincerament, i veus que realment et valoren per allò. Aquest és el teu moment.

M. Roser ha dit...

No el coneixia i m'ha agradat...És veritat que normalment la imatge que tenim de nosaltres, està condicionada per allò que els altres pensen que som!
Potser ens cal tenir més personalitat, confiar més en les nostres capacitats.
Bon vespre.

Glo.Bos.blog ha dit...

Jo tampoc el coneixia. M'ha agradat, i és veritat, tots tenim alguna cosa valuosa dintre nostre, el que falta és descobrir-la i potenciar-la. Això a vegades costa.

Elfreelang ha dit...

bon conte per a pensar sí, sovint cometem l'error de valorar-nos per la mirada dels altres enlloc de estimar-nos pel que som i el que fem